El regalo de cada día

linea-hojas-fw

Levantar la persiana y ver que empezamos otra jornada es un regalo de valor incalculable. Esta vida está pintada con una paleta de todos los colores, hay claros y oscuros, tonos y semitonos, colores fríos y cálidos. Pasamos temporadas en las que todo se nos pinta de color de rosa y de repente nos llega algún tono oscuro que ensombrece nuestra felicidad. Y aun es más, dentro de una misma jornada pasamos por ratos de todos los colores. Empezamos con energía y de repente alguien nos tuerce el día o al revés, alguna persona con un gesto insignificante nos cambia la jornada aportando un tono luminoso que nos alegra.

Pasamos nuestra vida rcada-dia-un-regaloetomando asuntos del pasado no resueltos o procesando las cosas que nos van a llegar aunque puede que no sucedan y ¿qué pasa con hoy? ¿qué pasa con ese regalo que hemos recibido al despertar? Siempre me ha gustado vivir la vida en el presente, pero ha sido el cáncer el que me ha dado un toque y cogiéndome del hombro me ha hablado directamente al oído. Amaya: Lo que tienes es hoy. Mañana ya se verá. Vive, disfruta y saborea tu regalo intensamente. Con gratitud y sin miedo.

Ese ha sido mi lema desde el momento del diagnóstico. Organicé mi mente para no dejar que el pánico se apoderara de mi vida y pauté a mi entorno de qué manera quería vivir la enfermedad. NORMALIDAD. Cada día tiene que ser “normal”. El protagonista no va a ser el cáncer. Son pocas células las malas comparadas con todas las que tengo buenas. No os merecéis abarcar todo el protagonismo. Sois minoría absoluta.

Coloqué el cáncer en su sitio. Has venido a revolucionar mi vida pero no a apoderarte de ella. No te dejo.

Qué duda cabe que en las conversaciones íntimas con mi marido y amigas, surgen todos los temas que se nos plantean con la enfermedad pero en momentos muy puntuales y según la necesidad de ellos o mía. Hablar y compartir las dudas o los deseos es un ejercicio estupendo. No quedaros nada dentro.

Por otro lado haber pasado de cuidadora a enferma me ha hecho ampliar la visión para ser muy consciente de que también mis seres queridos sufren por mí y que en la medida que esté en mi mano voy a evitarlo. Mi madre fue una gran maestra para mí: siempre generosa y pendiente de los demás.

Si te sirve el consejo:

nunca-10

linea-hojas-fw

boton-flecha