Blog

El miedo

Hoy quiero compartir con todos vosotros unas reflexiones acerca del miedo que han sido publicadas en el número de noviembre de la Revista de Boadilla del Monte (BER).

Lo podéis leer en las páginas 12 y 13  EL MIEDO”

Me encantará escuchar cómo afrontáis vosotros el miedo en las situaciones difíciles y qué consejos nos dais para que éste no se apodere de nuestro tiempo, fuerza, ilusión….  ¡¡Gracias por estar ahí!!

¡CUIDADO CON LAS BARBACOAS!

Se aproxima el verano y como todos los años nos animamos con las nuevas actividades que propicia que los días sean más largos y el buen tiempo; las reuniones con amigos y familia, el “terraceo”, las vacaciones y por supuesto nuestras imprescindibles barbacoas.

¿Qué ocurre con el alimento cuando se cocina con fuego? Las investigaciones realizadas con alimentos expuestos a altas temperaturas  han demostrado que este tipo de cocinado  genera la producción de aminas heterocíclicas  e hidrocarburos aromáticos policíclicos (benzopirenos) . No suena muy bien ¿verdad? Este mismo proceso ocurre no sólo en la barbacoa sino también en fritos, grill.. en los que los alimentos también son sometidos a fuertes temperaturas y los estudios han demostrado que son altamente cancerígenos.

El tiempo y la temperatura de cocinado van a incidir directamente en la aparición de estos compuestos cancerígenos.

Aléjate de todos los alimentos que por una razón u otra se hayan chamuscado. Ya sabes, ese pan que se nos ha quedado más tiempo del debido en la tostadora, la masa de pizza que metiste al horno y se carbonizaron sus bordes, las avellanas que están muy negruzcas por un exceso de tostado…. en fin, no te comas nada que se haya quemado. Merece la pena que tus riñones no tengan que procesar estas sustancias tóxicas y perjudiciales para la salud.

Lo sé, las barbacoas son un clásico en nuestra vida durante todo el año, pero cuando llega el verano parece que alcanzan su máxima expresión en nuestra agenda. Conozco lo difícil que es cambiar los hábitos pero cuando  nuestra salud está comprometida pienso que merece la pena el esfuerzo.

COME SALUD

SEQUEDAD EN LAS MUCOSAS

Durante el tratamiento contra el cáncer he convivido con la sequedad absoluta de todas mis mucosas. Para mi eso era una tortura constante porque me sentía como en el desierto del Sahara las 24 horas del día. Fue en la segunda quimioterapia cuando recordé que un otorrinolaringólogo me había recomendado años atrás, entre otros consejos, que me humedeciera el interior de las fosas nasales con aceite de almendras dulces y se me encendió la bombilla para hacerlo de nuevo en esta ocasión en la que todas mis mucosas eran de cartón.

¡Qué felicidad! Llegó el alivio de una forma inmediata. Yo no sé si fue por esto o quizás por los cuidados en la alimentación pero no padecí ninguna molestia buconasal tipo úlceras o llagas durante mi proceso. Con constancia, repitiendo este sencillo gesto el trascurso del resto de las quimios fue más llevadero en este sentido. ¡Te animo a que lo pruebes y me cuentas cómo ha sido tu experiencia!

ACCIÓN Y SALUD

Nuestro estilo de vida acelerado, los tóxicos que poco a poco introducimos en nuestro cuerpo, nuestros errores emocionales… empezamos a sumar todo y son potenciales agentes que nos llevan a enfermar, pero no sólo de cáncer. Si miro a mi entorno resulta que me encuentro con personas muy jóvenes que toman pastillas que hace unos años sólo las tomaban las personas de edad avanzada. ¿Lo ves normal? ¡Yo creo que no! Colesterol, hipertensión, azúcar…

¿¿¿¿En personas jóvenes???? ¿¿¿En niños?????

No nos engañemos y nos pongamos a buscar antecedentes genéticos para justificar que tu cuerpo está enfermo y toma las medidas necesarias. Quizás lo que has heredado no es la tendencia a la enfermedad sino unos hábitos que han marcado esa tendencia a todos los miembros de tu familia. ¡Analízalo en profundidad y no abandones por tener una etiqueta que no siempre es cierta!

ELIMINA DE TU VIDA  LO QUE TE ESTÁ PERJUDICANDO

La puesta en práctica no es tan complicada porque no requiere de cambios específicos para cada una de estas enfermedades.  Nos lo llevan contando toda la vida: dieta sana, ejercicio, fuera hábitos no saludables como tabaco o alcohol, fuera estrés… pero claro, ponerlo en práctica supone un esfuerzo mayor que tomar una pastilla. Por mi experiencia os puedo contar que al principio es más costoso y que siempre hay ocasiones “tentadoras” que  te hacen flaquear pero a partir del momento en que notas los cambios tan espectaculares en tu salud, agilidad, piel,… cuando analizas que no te has tomado medicaciones en todo este tiempo, cuando ves que te sientes mejor que hace 15 años,.. pues qué queréis que os diga, ya no me cuesta nada seguir adelante. Considero que pasado un tiempo, cuando ya te has desenganchado de todas tus “adicciones” valoras tus cambios como algo tan impresionante que ya no hay marcha atrás. El proceso ya no es reversible.

¡Experiméntalo por tí mism@ porque no te arrepentirás!


 

SÉ QUIÉN QUIERES SER

Debes hacer esto, debes actuar así, no deberías, es mejor una hipoteca….. nuestra sociedad y el entorno más cercano nos determina con la mejor intención lo que debemos o no hacer  condicionándonos en nuestra toma de decisiones de tal manera que podemos llegar a cometer el error de no vivir nuestra vida sino la que los demás esperan que vivamos.

 

Me encanta la pregunta que nos hace Borja Vilaseca en este vídeo tan recomendable (como todas sus charlas sobre autoconocimiento que te animo a que veas) …

“Si supieras que te queda un año de vida ¿qué cambiarías en tu manera de vivir?”

Si la respuesta es que no cambiarías nada es que estás viviendo tu propia vida, ¡enhorabuena! Si cambiarías cosas inicia tu camino para ser tú mismo, quien realmente quieres ser.

Vive en consecuencia a tus emociones y a lo que realmente eres, que no te frene el miedo a los cambios… ¡actúa! Porque tenemos una vida y aprovecharla es nuestro deber.  No esperes a vivir la pérdida de este don para mostrar arrepentimiento de no haber hecho, no haber sido, no haber estado, no haber compartido…

La experiencia de una enfermedad grave me ha dado el toque de atención y me parece mentira necesitar ese bofetón para tener que espabilar. Que no te den el toque y anticípate.

¡VIVE TU VIDA!